09 diciembre 2012

Un chino muy auténtico

Siempre hemos sido unas apasionadas de la comida exótica. Allá donde vamos lo tenemos que probar todo. Mientras otros turistas observan un manjar nuevo con recelo, nosotras no nos quedamos tranquilas hasta haberlo probado todo, aunque esto nos haya causado más de algún problema estomacal. 
De vuelta a la ciudad muy a menudo tenemos la necesidad imperiosa de comer algo que pique mucho o que sea agridulce o que se coma con las manos o que sepa a especias que no tenemos en nuestra cocina, en definitiva, algo diferente que nos transporte muy muy lejos.
Cuando esto pasa, tenemos una cada vez más larga lista de restaurantes a los que acudir y así calmar nuestras ansias.  Todos cumplen la condición de ser baratos y muy auténticos. Ya los iremos colgando por aquí, y también queremos vuestras recomendaciones.
Comenzaremos hablando de un restaurante chino que no se llama ni Familia Feliz ni Dragón Verde ni nada por el estilo y en el que no hay rollitos de primavera ni arroz tres delicias. Es un local que tiene su nombre en chino y donde podrás comer lo que en realidad se come en el imperio amarillo.
¡A comel!
La primera vez que fuimos nos llevaron a una mesa y nos dieron la carta. A pesar de que ofrecían platos muy apetecibles a muy buen precio, nosotras nos habíamos fijado en que todo el mundo comía de una bandeja metálica con varios compartimientos. Le preguntamos a la encargada que nos respondió, de esa forma entre brusca y adorable que tienen los orientales, que podíamos escoger cuatro platos de un mini-buffet  y que cada bandeja valía cinco "eulos" y medio.
Escogimos cuatro platos que ella te servía y los acompañaba de una buena ración de arroz. También se podía coger un bol de sopa de miso que viene muy bien ahora que comienza el frío. Los nombres de los platos, ni idea, pero todo estaba buenísimo.
El restaurante está en calle Ali Bey, 65, en plena zona china de Barcelona, muy cerca de Arco de Triunfo.
¡No os lo perdáis!


3 comentarios:

Resguardo bancario dijo...

No tenía ni idea, cómo os calláis las cosas, perras.

Sin pelas y a lo loco dijo...

Sureña, ¡sin insultar!

Mir dijo...

Esta sureña, como siempre, una deslenguada...