28 noviembre 2013

Naranjas de la china

Por si no teníais suficiente con el chino muy auténtico y el shino mu shino, hoy os vamos a recomendar otros dos chinos-chinos en la ciudad condal. Está claro que lo nuestro es la comida oriental y estamos encantadas con esta proliferación de locales austeros que de entrada parecen cutres, pero en los que sirven comida auténtica, buenísima y baratísima. Los nombres de estos dos no los sabemos, nosotras les llamamos "el de Enamorats" y "el de Mónica".

El de Enamorats está en la calle...¡a ver si lo adivináis! Muy bien, en la calle Enamorats, en el número 139, enfrente de un restaurante que no deja indiferente. Está entre la Sagrada Familia y el Clot y sirven comida a cualquier hora.

Los platos son deliciosos, si eres valiente prueba las tripas picantes o las patas de pollo, si no quédate con los dumplings, tallarines, sopas, arroces o ensaladas. Todo para chuparse los dedos. 
Delicias del chino de Enamorats

El restaurante de enfrente











El de Mónica está en calle Nàpols, 97, justo al girar la esquina del chino auténtico de las bandejitas de Ali Bei. Le llamamos así porque fue nuestra amiga Mónica la que nos lo descubrió. Ella era ya adicta cuando fuimos, saludaba efusivamente al personal y sabía lo que había que pedir. Además de lo típico, probamos un revuelto de huevo, cebollino, tomate y otros ingredientes de sabor exquisito que estaba de muerte. No está en la carta, no sabemos cómo Mónica dio con ese plato  pero desde aquí le damos las gracias.
Tallarines con verduras y el famoso revuelto de huevos

Una cosa que nos gusta mucho de estos locales es que siempre te ponen unas mandarinas o unas rodajas de naranja de postre. Vienen perfectas para hacer bajar un poco. Y lo mejor, la cuenta ya que comas lo que comas nunca pasa de diez euros por persona, ¡es magia!

Por último una recomendación: no pidáis mucho porque las raciones son enormes. A nosotras a pesar de ser expertas siempre nos sobra. Nos gana el hambre y la emoción del momento. Lo bueno es que si quieres te ponen las sobras en un tupper y no veas la alegría cuando te lo encuentras en la nevera al día siguiente.

Pues ya tenéis dos chinos-chinos más...¿nos recomendáis otro?

3 comentarios:

Mastroianni dijo...

hmmmm, el de monica especialmente me parece interesante, me gustaria ir un dia! Pues si, que fuerte que ella sepa un plato que no esta en la carta, yo nunca habia visto un plato asi de revuelto, hmmm, que hambre!

ces dijo...

el revuelto de huevos está que flipas!!! me impactó la camarera china fashion como una japonesa y los pañuelos de papel dentro de caja de cartón a modo de servilletas,
Evidentemente, comí como si no hubiese mañana.

Sin pelas y a lo loco dijo...

Chicas, un día quedamos y vamos todas! Podemos ir a cenar después de pasar todo el día sin comer para cuando llegue la noche arrasar con todo y comer como si no hubiera mañana. O no, no hace falta hacer eso, quedamos y ya está.
Besotes