02 enero 2013

La maleta del hobbit

En uno de mis frecuentes viajes en avión con Ryanair entre Barcelona y Sevilla se me ocurrió escribir este post, ya que pude observar que, al contrario que a mí (viajera experta en aerolíneas de bajo coste), a algunos de los pasajeros les tocó pagar los 50 eurazos que te exigen in situ si tu maleta de mano no cumple sus requisitos: pesar menos de 10 kilos y que entre (¡y salga!) en un pequeño cubículo con las medidas establecidas por la susodicha aerolínea. 

Bilbo corriendo porque pierde el avión
Como ya habréis podido deducir, por vuestra propia experiencia o por historias que os habrán contando (verídicas todas ¡seguro!), estas medidas del equipaje que podéis llevar en cabina son propias de Bilbo Bolsón.

Antes de continuar, debo aclarar que un viajero aventurado no es aquel que hace trekking en las montañas del Nepal o rafting en el Amazonas, sino el que a pesar de todas las advertencias de familiares, amigos, prensa, televisión y radio, decide viajar con la aerolínea con peor reputación del planeta aire: Ryanair.

Y es que, después de todo, no nos engañemos, es la más económica. Entre mis experiencias se encuentran un vuelo a Paris ida y vuelta por 20 € o incluso un vuelo (insuperablemente barato, porque ya más barato sería gratis) por 1 penny entre Leeds (Inglaterra) y Dublín.

Dicho todo esto, como viajera muy aventurada que soy y como sé que os gustan las listas (siendo una servidora "listólica"), voy a proceder a enumeraros unos consejillos para maximizar el espacio en vuestro equipaje de mano. Hoy me he superado a mí misma, he conseguido "colar" en el equipaje de mano (gracias Mar por tu maleta), entre otras cosas dos pares de botas, jerséis de lana, jeans, neceser, libros, el netbook desde el que escribo, cámara de fotos e incluso un peluche a tamaño real de un mono muy mono para mi futuro sobrino. 
  1. Doblad la ropa como si estuvierais en un concurso de papiroflexia, reducidla al mínimo, hasta que cada prenda os quepa en la palma de la mano.
  2. Tened en cuenta la máxima más importante: lo que no quepa en la maleta lo debéis llevar encima, pero no en la mano (sólo te dejan un libro o una revista).
  3. Llevad jerséis como si fueran bufandas, incluso calcetines como guantes. Y como gorrito de invierno... bueno, lo dejo abierto a la imaginación. 
  4. Llevad un buen chaquetón puesto donde llenaréis al máximo todos los bolsillos (con calcetines, ropa interior o incluso camisetas dobladitas).
  5. Convertid a Helena Bonham Carter en vuestra musa: jugad con la superposición de la ropa, vestidos encima de pantalones, varias capas de camisetas y suéteres,... eso sí, ¡cuidado con las lipotimias!
  6. Ojo con los bocadillos para el viaje, os voy a contar una historia basada en hechos reales: a un chico le dijeron que no podía pasar con el bocadillo en la mano y tras una larga discusión con el personal de Ryanair que le daban dos opciones, o tirarlo o facturarlo, nuestro héroe decidió abrir el envoltorio y entrar en el avión con medio bocadillo en la boca (cabe especificar, por si alguien duda de la veracidad de la historia, que el bocadillo era de jamón de Jabugo).
  7. El satisfecho mono ya en Huelva
  8. Y por último, y como prueba la historia del bocadillo, utilizad el ingenio. Yo misma he entrado en pánico antes de finalmente encajar el peluche del mono en la maleta como si fuera un contorsionista, y he pensado llevarlo en la mano y decir que era un cojín reposacabezas de viaje.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto de las maletas imposibles también se me da bien, y después de haber viajado este verano con cosas para un bb de 1 año con Ryanair y sin poder llevar equipaje extra me lo confirma. Llevaba pañales repartidos por todas partes y la leche en polvo dentro de un zapato,brindo por el arte de saber hacer mini-maletas. El reto será conseguirlo en invierno...
Ces
PD; me encanta el mono

Sin pelas y a lo loco dijo...

¡Muy buena idea la de la leche en polvo escondida en un zapato! buenísimo! ahora, si te hacen una revisión de la maleta en la puerta de embarque seguro que enviaban a analizar la leche en polvo...

Mir dijo...

Llevo tanto tiempo haciendo maletas aptas para Ryanair, que se me haría rarísimo volar con otra compañía y poder facturar gratis, no tener que pesar la maleta, no estresarme para que quepa el bolso dentro... Tengo el "sólo un bulto" grabado a fuego.